Noticias

On Line

Speaker LATAM en Dakar 2016 junto a Team Foton 365

Álvaro Chicharro es un entusiasta piloto amateur que se apresta a correr su cuarto Dakar, luego de una buena performance en el 2015, en el que logró junto a su hijo Alvaro Jr., el puesto 59 en una de las ediciones más difíciles que se recuerde. Para la competencia, Álvaro no podrá contar con el acompañamiento de su hijo, quien sufrió una lesión en una pierna, practicando deportes acuáticos. Sin embargo todo quedará en familia, ya que su sobrino Patricio Legarreta será el responsable de la navegación. Ambos tripularán el Fotón V6, que tiene mejoras en la suspensión trasera, para una conducción más ágil.

A.C.: "Al Dakar pasado llegué con una lesión producto de un accidente que había tenido en la fecha de Vallenar, pero con la camioneta impecable. Para nosotros fue un Dakar extraordinario, menos traumático que el de 2013 en el que tuve un incidente con una tripulación de Lituania y que el 2014 en el que tuvimos problemas de diferencial. Para este año hemos modificado la suspensión trasera de la camioneta Foton. También cambiamos la cabina, los elementos de la amortiguación y las bandejas. Mi hijo no será esta vez mi copiloto, ya que tuvo una lesión en la pierna y tiene planes de correr el Dakar en moto en el futuro. Mi sobrino Patricio Legarreta será mi navegante. Estamos entrenando y ha progresado mucho. Es una lástima que Chile no forme parte del recorrido, para volver a vivir esas escenas junto al Pacífico, pero lo bueno es que los argentinos son tan fanáticos que quienes venimos atrás, somos como héroes. El objetivo sin dudas es llegar, si es entre los 50 mejor, para justificar el esfuerzo gigante que representa el Dakar."

P.L.: "Vengo de las motos y del enduro. Además conozco el Dakar ya que he sido parte de la asistencia del equipo Foton en ediciones anteriores. El año pasado los seguí durante todo el recorrido, más 3000 kilómetros de viajes entre Santiago y Buenos Aires. Como preparación corrí cinco fechas del Campeonato Chileno de Cross Country y nos queda todavía la Baja 300 de La Serena. Para nosotros hay dos objetivos: el primero llegar y el segundo pasarlo bien. Es una carrera donde hay alegría, llanto, muchas sensaciones. Ganar es llegar."